Feeds:
Entradas
Comentarios

Despertando

Me acurruco entre tus silencios, que son ahora también los míos.

Sostengo la mirada para que no descubras que todavía puedes intimidarme, y que mis manos aun tiemblan al pensar en sentirte.

Mi tez pálida y mis ojeras, secuelas de las noches sin ti, parecen incluso bellas cuando se ven a tu lado.

Pero el tiempo se consume deprisa y las ilusiones caducan.

Y volvemos a mirar sin  ver, a oír sin escuchar y a tocar sin sentir.

Locura

Te miro como medio enamorada
Entre medio y medio
Hay un atisbo de desquicio
La cordura nunca estuvo de mi lado
Y la conciencia se marcho por donde vino
En mi locura hay una pizca de veneno
De ese que no se cura con antídoto
Que permanece persistente disipando
Cada posible sueño o anhelo de tu espíritu
Dibuja en ti remordimientos
Tribulaciones que resienten los sentidos
Desconfias de poder amar sin egoismo
Resignandote a sobrevivir a sus designios.

Los recuerdos

Amante enamorado

Marido indiferente

Las arrugas de sus manos

Su sonrisa adolescente

Un amor de juventud

Los te quieros sin sentido

Joyas sin valor

Que evitan el olvido

La llama de su mirada

El baúl de sus recuerdos

Palabras esperadas

Las noches sin sueños

Los que dejaste en el camino

A  los que siempre añoraras

Aquellos que aun te esperan

Los que nunca volverán

Los traidores, los amigos

A los que nunca conociste

A los que admiraste y respetaste

A los que amaste y quisiste

Los que todavía te recuerdan

A los que nunca importaste

Los que rompieron sus promesas

Todos a los que defraudaste

Desesperada

Muerta y rematada una vez más
No quedan lagrimas de reserva
El dolor maltrata como siempre
La esperanza desespera
La agonía se convierte en la rutina
La confianza desconfía
No quedan sentimientos
Que me sirvan de anestesia

Niña

En su rincón de pared color azul cobalto

Se refugia de los silencios incómodos que provoca su presencia

Dando rienda suelta a su ansiedad mientras las lagrimas amargas recorren sus mejillas

Y su respiración entrecortada se contamina con el aire de la oscura habitación

Sin tener ya esa niñez que justifique su introversión y su actitud ensimismada

No es ya más , ante los ojos ajenos que una muchacha arisca y engreída

La semilla de una mujer invadida por la amargura, que piensa solo en consumirse

Sin esperar del futuro más que ese dolor que sobreviene en el momento mas insospechado.

Su rostro es el único vestigio que constata su juventud

Sus palabras se ahogan entre las tos provocada por el humo de un cigarro

Mientras busca en cualquier burda sustancia

La evasión que la ayude a olvidar su memoria

A matar cualquier recuerdo y con el las viejas pesadillas.

Pasea cabizbaja por las calles tremebundas

Asustada de su sombra

De las miradas que tratan de adentrarse en sus pensamientos

Sin permitir cualquier intromisión que pueda dejar en evidencia su debilidad

Que pueda dejar ver que tras de su mirada desafiante

Solo hay una niña.

Tristeza

He decidido matarte hoy
Hoy que las flores están ya marchitas
Y desde mi balcón se ve este incierto cielo nublado
Hoy niña triste
He decidido matarte
No nos hecharemos de menos.

Rencores

Eres fría, cruel , impertinente

Tu visión en el espejo repugnante

El arrepentimiento se marchó por donde vino

Y tu continuas contaminando a quien te place

Indiferente desprecias al de al lado

Y sonríes burlesca ante el dolor

Maltratas sin piedad con el desprecio

De quien disfruta ejerciendo su traición

Rebuscas entre el odio una sonrisa

Falsa como tu y tus intenciones

Para así poder clavar mejor tus garras

Observando desangrar al que te oye

No piensas jamás en perdonar

A quien con sus mentiras atravesó tu piel

Devuelves sin piedad el dolor que en ti provocó

Utilizándolo para absolverte de cualquier pecado a cometer